CULTURAXTREME


El acelerador: ¿lo conectas pero nunca lo usas?

18 de marzo de 2015


 El acelerador: ¿lo conectas pero nunca lo usas?

Por: Christian Noboa Obando
Comunidad de Vuelo Libre Ibarra

Si tu búsqueda es mejorar aún tu eficiencia en vuelo, si la progresión te atrae, si deseas incrementar tus alternativas de seguridad, éste artículo es para ti.

El acelerador es una herramienta del vuelo, está allí para darte opciones de pilotaje, las certificaciones de tu ala incluyen el uso de tal elemento, ¿miedo a usarlo?, ¿piensas utilizarlo únicamente en situaciones de emergencia?


El no acelerar por miedo a una plegada es equivalente a no frenar el ala por miedo a una pérdida, es una herramienta de vuelo que magnifica las alternativas de pilotaje. Inclusive en los diseños actuales de parapentes, un poco de acelerador bien aplicado mejora la presión interna, la resistencia a las plegadas y el comportamiento en turbulencia.


Cada piloto deberí­a poder aplicar un 50% mínimo de acelerador en su vela, prácticamente en cualquier condición y con comodidad, caso contrario deberí­a pensar en bajar de categorí­a de vela. No sirve de mucho volar una vela de mayor homologación si no se optimiza el uso del acelerador, ya que volando a velocidad trim la diferencia en L/D y velocidad entre una vela en B y otra en C-D puede considerarse marginal.


Enumeramos algunas aplicaciones prácticas del acelerador en vuelo:


1) Viento fuerte: El acelerador te provee un rango adicional de velocidad de seguridad (10-15kph), es decir, si vuelas con los mandos totalmente sueltos, tu velocidad (por ejemplo en una C típica) es 45 kph. Si aplicas el acelerador al 100% (polea con polea), tu velocidad será de 55kph; si el viento incrementa en tu vuelo, si en zonas de soaring empiezas a volar para atrás, el acelerador progresivo es una opción. Éste primer punto es el que habitualmente todos conocemos.


2) Escape en succión: el uso de la velocidad adicional que te provee tu speed bar, te permite escapar hacia los lados de una nube que te está succionando, mientras que si únicamente utilizas comandos pues podrías terminar dentro de la nube con baja visibilidad y turbulencia acentuada. La utilización del acelerador en conjunto con orejas es una medida de seguridad adecuada para dichas situaciones, tanto por evitar succión, como por mantener el ala lejos de puntos de stall/pérdida y susceptibilidad de plegadas.


3) Fuertes térmicas: el ingreso en térmicas fuertes en ocasiones demanda el uso del acelerador para poder ingresar en la zona de la ascendencia sin que tu ala sea rechazada con un fuerte cabeceo hacia atrás, una dosis moderada de acelerador te permite ingresar en la ascendencia con mayor facilidad.


4) Transiciones: Es habitual ver en las competencias PWC/FAI que el piloto en las transiciones busca la máxima aceleración de su ala (siempre en relación con su necesidad de planeo), allí podrás ver que las poleas se juntan, es decir que la aceleración es máxima. En vuelos de cross la idea es mantener la máxima altura mientras haces kilómetros. Esto se logra volando despacio en térmicas y procurando volar rápido entre térmicas. El no acelerar en una transición reduce tus alternativas de llegar al ciclo activo de la próxima térmica. El uso del acelerador te permite mejorar tu velocidad media, en caso de competición. El ratio Mcready permite comprender la dosis de aceleración necesaria para llegar eficientemente al próximo ciclo térmico.


5) Performance: en las alas actuales, el proveer de cierta aceleración adicional mejora su rendimiento y planeo. La gran mayoría de alas poseen su mejor planeo con mando sueltos y una pequeña dósis de acelerador.


6) Escape de zonas de descendencia: mientras menos tiempo permanezcas en zonas de descendencia, menos será tu afectación en altura. Esto quiere decir que el uso de acelerador en zonas de descendencia te permitirá una pérdida de altura menor. Este criterio aplica para el escape de venturis. La pelea con un venturi radica en velocidad.


7) Escape de zonas de turbulencia: mismo concepto que el punto 6. Aplicar ligeramente el acelerador, generar pilotaje activo, estar atento a correcciones, será de suma utilidad en cruce de zonas de turbulencia.


8) Recuperaciones de incidentes en vuelo: en ciertas condiciones en las cuales el ala queda en configuración de pérdida (esto podría ser luego de un sobrepilotaje, o a la salida de una plegada) la aplicación de aceleración adicional te permite una recuperación más pronta de configuración de vuelo; si tu ala está en perdida o volando para atrás y dicha configuración no se rompe rápidamente (el cabeceo o searching frontal no llega), al aplicar un dosis de acelerador el ala recuperará su condición de vuelo con un cabeceo hacia adelante.


9) Información: La silla te transmite sensaciones de movimiento y presión, los mandos te transmiten presión en los planos, tus ojos puede observar el desplazamiento del ala y las condiciones en tu plan de vuelo, pues el acelerador también transmite información de lo que sucede con el aire en tu borde de ataque, el mantener cierta presión sobre el acelerador permitirá ir detectando la presión sobre el borde de ataque al cruzar térmicas, turbulencia y zonas de descendencia. ¡Mientras más información: más recursos de acción!


El uso del acelerador es la llave que te permite acceder a la otra mitad de opciones de de rendimiento en vuelo; no consiste en clavarte sobre el acelerador y rezar. El aprendizaje es progresivo. ¿Sabes qué sucede con tu ala cuando aplicas acelerador? ¿Cómo cambia la orientación del perfil?, y ¿cómo incide ello en tu calidad de pilotaje? Consulta a tu instructor o pilotos referenciales, empieza progresivamente y cuestiona.

Tus criterios complementarios son de suma utilidad. El acelerador no es un mito, es un recurso más en vuelo.